Termitas en Madrid

Los casos de termitas en Madrid son cada vez más frecuentes. A pesar de no causar daños directos para la salud ni ser vectores de enfermedades su control es imprescindible al afectar a materiales de madera y por tanto en ocasiones a las estructuras de las edificaciones.

Las termitas subterráneas juegan un papel muy importante en los bosques y otros ecosistemas al contribuir en la descomposición natural de la madera, sin embargo su existencia en las ciudades y concretamente en las construcciones de madera supone un gran problema.

En el área centro peninsular las termitas subterráneas más frecuentes son las denominadas “de madera húmeda” (Reticulotermes spp). Es un insecto difícil de detectar de manera que a menudo cuando se percibe es porque los daños son evidentes.

Una correcta identificación del daño facilitará planificar el correcto control. Ciertas castas de termitas presentan una morfología algo similar a la de las hormigas, pero nunca deben ser confundidas. Para distinguirlas indicar que las termitas poseen antenas rectas, pares de alas con prácticamente la misma longitud, nerviaciones en las alas bastante más visibles y carecen del estrechamiento típico entre los segmentos del cuerpo.

Cuando lo que se hallan son daños en madera, no hay que confundir con los causantes por las carcomas que aparcecen a menudo en madera (normalmente seca) y son orificios redondeados u ovalados.

Las termitas son insectos totalmente diferentes a los causantes de las carcomas. Los orificios redondeados u ovalados que aparecen a menudo en madera (normalmente seca) no son generados por termitas sino por carcomas.

Como acción preventiva se debe evitar cualquier problema de humedad, especialmente en aquéllos casos en que esta humedad afecta a zonas próximas al suelo y en contacto con elementos de madera. Igualmente se debe impedir el almacenamiento de materiales atractivos (muebles, papeles, etc.) en zonas húmedas y de escasa ventilación que estén en contacto directo con suelo.

Los tratamientos frente a termitas solo deben ser realizados por profesionales especializados, en caso contrario se puede agravar el problema al expandir el termitero. De esta forma se realizará un diagnóstico preciso definiéndose la extensión probable del problema.

Las opciones de control se pueden desglosar en 2:

Empleo de cebos alimentarios: cebos con insecticida de acción lenta que permite que las obreras lleven el veneno al interior del termitero, compartan el alimento y se pueda controlar la colonia.

Barreras insecticidas: inyección de insecticida en suelos, paramentos, etc. que se complementa con otras técnicas de tratamiento termiticida directo como geles o aplicaciones insecticidas directas.

 

Existen profesionales defensores de una y por tanto detractores de la otra, y viceversa. En cada situación concreta se debe analizar y valorar cuál de las dos opciones ofrece mayores garantías de éxito.

El Ayuntamiento de Madrid ha desarrollado un documento informativo sobre las termitas subterráneas. Visualizar documento

Posted in Insectos and tagged .

Administrador

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.