Hormigas en la despensa

El número de especies de hormigas en España es de aproximadamente 300 y de gran parte de ellas pueden ser hormigas en la despensa de nuestros hogares. En estos casos saber como actuar y sobre todo que no debemos hacer puede evitarnos quebraderos de cabeza y no tener que tirar los alimentos afectados.

Las hormigas conviven con el ser humano. Basta dar echar un vistazo en los parques, jardines, paseos y aceras para que nos encontremos con estos insectos buscando alimento y contruyendo el nido donde viven.

Los hormigueros son construidos debajo de la tierra formados por varios túneles los cuales tienen su unión en un punto central desde el cual se extienden hasta llegar a la superficie. A pesar de las diferencias de funcionamiento de cada especie en cuanto al proceso de localizar y transportar el alimento a la colonia, todas ellas tienen en común la acción de dejar el nido y explorar las áreas alrededor del mismo, dando vueltas  hasta encontrar alimento, momento en el cual regresan al nido, marcando el camino de vuelta con feromonas características de cada colonia. Esta función la realizan las hormigas llamadas “exploradoras”.

Cuando estas hormigas detectan pequeñas partículas de alimento en el suelo o partes inferiores del mobiliario de la despensa o en la cocina, comunican este hecho al resto de la colonia y una multitud de hormigas volverá en busca del preciado alimento.

La principal función de las hormigas obreras consiste en buscar comida y llevársela a la reina y a los cientos de larvas de su colonia. Las hormigas tienen una dieta variada y adoran el azúcar, los cereales y la grasa. Por tanto, si no queremos ver a estas pequeñas obreras entrando y saliendo de la despensa o cocina será necesario realizar medidas como comprobar que no existen grietas en las paredes y los marcos de las ventanas, especialmente en las ventanas del sótano. Buscar las grietas o fisuras más pequeñas y sellarlas con silicona creará barreras que eviten el acceso de las hormigas.

A veces y a pesar de haberse llevado a cabo medidas estructurales, estas no son suficientes y es necesario ejecutar medidas químicas, basadas fundamentalmente en el empleo de cebos insecticidas aunque no debe descartarse el empleo de otras formulaciones insecticidas. El asesoramiento profesional ofrecerá identificar la estrategia de control más adecuada a la situación existente, partiendo de la identificación de la especie de hormiga en la despensa de la vivienda.

Las principales especies que causan molestias o daños en los hogares son la hormiga del pavimento (frecuente en terrazas o jardines aunque pueden nidificar en pavimentos, aceras o caminos cementados ), hormiga argentina (se introduce en casas en grandes cantidades), hormiga faraón (con multi hormigueros extendidos en más de un vivienda) y la hormiga de cabeza grande (junto a la hormiga argentina, es la más frecuente en las casas aunque son menos populosas).

Posted in Hormigas and tagged , , , .

nicolas Yanes Tavora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.