Cucaracha rubia en la cocina: ¿qué hacer?

La presencia de cucaracha rubia en la cocina de una vivienda es cada vez más frecuente. Antes esta cucaracha se asociaba principalmente a la industria alimentaria y a los restaurantes, sin embargo la posibilidad de introducir junto a nuestra compra de alimentos y otros productos de una hembra fecundada con ooteca (capsula con huevos) o la existencia de una vivienda anexa a nuestro domicilio con elevadas poblaciones de este insecto están generando que se conviertan en un problema cotidiano.

La cucaracha rubia (Blatella germánica), también llamada cucaracha alemana, se caracteriza por su elevado potencial reproductivo. Con el acceso de una única hebra fecundada a la cocina de una vivienda se pueden generar al final de un año hasta 20.000 individuos, siempre que tengan a su disposición alimento y temperaturas cálidas que favorezcan su desarrollo.

Cuando la gente piensa en matar cucarachas, a menudo piensan en un producto comercial como un spray o una “bomba de insectos”. Intentar controlar uno mismo las cucarachas rubias de la cocina del domicilio particular es una aventura que normalmente no llega a buen puerto. Los aerosoles sólo matan lo que se puede rociar. Si rocía cinco cucarachas, sólo esas cinco morirán. Los centenares que todavía están escondidas en las grietas, fisuras y áreas de difícil acceso estarán intactas. La cucaracha alemana es más pequeña que otras especies y puede esconderse en lugares donde los químicos no llegarán.

Por ello puede convertirse en una pesadilla si su control no se realiza profesionalmente, siendo necesaria la eliminación completa de toda la población para evitar que en un breve plazo de tiempo la cocina vuelva a estar infestada.

El proceso de eliminación de la cucaracha rubia, requiere de una revisión exhaustiva de la cocina afectada, identificando las áreas donde este insecto se ha instalado y los factores que han permitido su proliferación y desarrollo. Desde hace ya más de 15 años, las técnicas de tratamiento han ido evolucionado y se han ido centrando en el empleo de insecticidas alimenticios que permite el control total de la infestación y aseguran el riego mínimo que el empleo de insecticidas puede ocasionar.

El empleo de cebos insecticidas requiere la eliminación de las fuentes de alimento que compitan con él, a través de un mayor saneamiento, centrado en eliminar la grasa y alimentos adheridos a los electrodomésticos, retirada de derrames de líquidos o alimentos en los bajos y traseras del mobiliario, mantener los cubos de basura tapados, evitar dejar alimentos accesibles a las cucarachas durante la noche, etc.

En Gesplaga, como buenos conocedores de esta plaga actuamos con la colaboración del responsable de la vivienda, garantizando la eliminación de éste insecto y ofrecemos una valoración de las opciones para evitar una infestación futura.

 

Posted in Cucarachas, Insectos and tagged , , , .

nicolas Yanes Tavora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.