Comportamiento de los roedores

Es importante tener en cuenta que el ratón doméstico, la rata de alcantarilla y la rata del tejado son especies de roedores que maduran rápidamente y si las infestaciones no son controladas con celeridad y profesionalmente, pueden reproducirse y dispersarse rápidamente generando problemas. A menos que entienda el comportamiento de los roedores, con toda probabilidad no se conseguirá su control, a modo de ejemplo indicar que los ratones prefieren las áreas cálidas en los rincones y recovecos, huecos en los muebles y en los equipos, anidando en áreas cercanas a la comida.

El ratón, pequeño pero muy dañino: El ratón doméstico es un mamífero pequeño, pero provoca enormes pérdidas económicas, transporta patógenos y contamina las materias primas y alimentos elaborados. En comparación con las ratas, los ratones no comen mucho, aproximadamente unos 2-3 gramos por día. Conociendo este hecho, deben colocarse muchos puntos de cebo con pequeñas cantidades. En cambio, las ratas comen entre 30 a 60 gramos al día, por ello la cantidad de cebo rodenticida para su eliminación será necesariamente mayor en cada punto de seguimiento/control.

Ventajas de conocer su radio de acción: el alcance de un ratón puede extenderse de 3 a 10 metros. En el caso de una rata de alcantarilla aumenta hasta los 30-150 metros, considerando que estas variaciones en la distancia son en función de la existencia de alimento ya que el roedor se instalará lo más próximo a éste.

Las ratas necesitan espacios más grandes y en el interior, las cámaras huecas entre las paredes pueden convertirse en lugares ideales para vivir. En exterior, prefieren los espacios de tierra, en zonas con vegetación donde puedan hacer una madriguera.

Búsqueda de puntos de entrada: Una vez que un roedor entran en un edificio, otros pueden seguir haciéndolo. Por ello es muy importante detectar y localizar los posibles accesos para cerrarlos y así únicamente controlar los ejemplares que haya dentro.

Crecimiento exponencial de la población de roedores: desde el punto de vista de un roedor, la disponibilidad de comida, un buen suministro de ese alimento y un ambiente propicio favorece el desarrollo de todo su potencial reproductivo, debiendo tener en cuenta que poco tiempo después de nacer, el roedor llega a su madurez sexual (seis u ocho semanas de edad en el caso de un ratón, tres meses en el caso de la rata de alcantarilla).

Las altas poblaciones de crías causan grandes consecuencias, de las cuales la más perjudicial es la dispersión, dijo. Cuando un gran número de roedores aumentan rápidamente en áreas pequeñas, las cosas se pueden llenar y los jóvenes se ven obligados a buscar nuevos espacios, causando nuevas infestaciones en áreas previamente no infectadas.

Por último destacar que nunca se debe asumir que hay un sólo comportamiento de roedor, o que éste es estándar, o que se puede alcanzar el control de los roedores de la misma manera en cada situación.

Posted in Roedores and tagged , , , .

nicolas Yanes Tavora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.