Cómo seleccionar un insecticida

Saber qué insecticida usar y cuándo usarlo es crucial para resolver los problemas de plagas. Según la situación podemos encontrarnos con diversas posibilidades a la hora de seleccionar un insecticida, como cebos o concentrados líquidos, aerosoles, polvos mojables, cebos granulares y polvos entre otros. ¿Cómo seleccionar un insecticida según su modo de acción o la formulación de éste para el problema de plagas que necesitamos tratar?

En la actualidad una compañía de control de plagas puede tener una lista de 20 o más insecticidas diferentes seleccionados para que el técnico trabaje con ellos en su día a día. ¿Qué criterios debe considerar para la realización de un trabajo en particular?

PLAN DE ATAQUE. La primera pregunta debería ser si la plaga está volando o desplazándose por una superficie. Sabemos que muchas plagas hacen ambas cosas, pero debemos conocer su modo principal de desplazamiento. Además, debemos identificar las formas que tiene la plaga de acceder a la instalación; bien sea a través de las mercancías o bien cuando su entrada es desde áreas próximas (a través de las conducciones o accesos).

En este momento debemos plantearnos que barrera puedo crear. Las restricciones de uso en las etiquetas de los insecticidas limitan las técnicas de aplicación, las áreas de utilización y la repetición en su uso.

Por lo tanto, es necesario ir al hábitat natural o al refugio en una misión de búsqueda y destrucción. El profesional basándose en la biología de la plaga, su formación técnica y la experiencia podrá elegir la mejor manera de eliminarlo, seleccionando la formulación idónea para las características de la superficie y riesgos de exposición del insecticida a personas, animales o insectos no diana y el medio ambiente.

Por ejemplo, las hormigas son una plaga que plantea desafíos a la hora de su control. Su biología, los hábitos y los múltiples métodos de control de las hormigas representan retos para los técnicos. Las colonias de reina múltiple que se dividen cuando están amenazadas presentan la mayor dificultad. Un insecticida repelente puede causar la división de la colonia, por ello la selección de un insecticida no repelente y que no tenga una acción inmediata logrará llegar al centro de la colonia y acabar con ésta.

COMPRENDER A LAS PLAGAS. La conclusión es que tenemos que estudiar la biología de las plagas, los hábitos y las estrategias de control.

Debemos conocer el comportamiento de la plaga a controlar en el ambiente particular donde tenemos que eliminarla. A Menudo nos encontramos diferentes combinaciones de plagas y entornos en un trabajo que no hemos visto antes. Cuando eso sucede, tenemos que desarrollar un método para controlar la plaga que sea seguro para todos en las proximidades, pero también eficaz. Identificar correctamente la plaga y conocer cómo vive es el punto de partida para desarrollar la mejor estrategia de control.

Después de comprender la plaga que debemos controlar, debemos estar al día para saber cómo funcionan los diversos insecticidas. Esto requiere tiempo de investigación, en el que debemos invertir si vamos a poder formular un plan. Los fabricantes hacen un buen trabajo al publicar datos de investigación y boletines técnicos, especialmente sobre los nuevos productos que llevan al mercado.

El estudio de las etiquetas nos dice cómo se puede usar el producto según las investigaciones y pruebas del fabricante. Leer y estudiar los insecticidas y la correcta formación de los técnicos es el primer paso para comprender estas herramientas de control. Estar listo para tomar una decisión sobre la correcta elección del insecticida es la clave de un tratamiento con éxito.

Posted in Control integral plagas, Cucarachas, Hormigas, Insectos and tagged , , , , , .

nicolas Yanes Tavora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.