Chinche de la cama – ¿cómo detectarla?

Verificar la existencia de chinche de la cama en una habitación puede realizarse no sólo con la detección de ejemplares de chinche. Hallar mudas, manchas de sangre o puntos fecales pueden ayudar a confirmar su presencia.

La detección de la chinche de la cama requiere de una minuciosa revisión, centrándose inicialmente en la cama y elementos de descanso (sofás/sillones) para ir ampliando la búsqueda a los elementos próximos a ellos. En todo caso para su localización debemos considerar:

1) Descubrimiento de Individuos vivos. Cualquier persona puede encontrar chinches de la cama vivos en una infestación, pero los insectos vivos son difíciles de encontrar en las primeras etapas de una infestación o cuando sólo hay una pequeña población. Debe revisarse los pliegues del colchón, las juntas o uniones de la estructura del somier y el conjunto del cabecero, extendiendo la búsqueda al resto de la estancia.

2) Detección de ejemplares muertos y/o mudas. Para crecer, la ninfa de chinche muda y se desprende de su piel cinco veces. Encontrar mudas (pieles) de la chinche confirma que ha habido plaga por tanto debe ser cuidadoso inspeccionando alrededor del área para localizar ejemplares vivos.

3) Hallazgo de puntos fecales. La sangre digerida en el intestino de la chinche de la cama se deposita como heces negras semilíquidas que una vez secas tienen apariencia de un punto negro, levemente levantado con textura más lisa que áspera. Para distinguirla de un excremento de cucaracha rubia, si se moja un punto de fecal de la chinche de cama nos mancharemos, mientras que el punto fecal de una cucaracha no.

Los puntos fecales son útiles para localizar las áreas de actividad los lugares que requieren tratamiento, pero al igual que sucede con las manchas de sangre, tienen una gran permanencia en el tiempo y por tanto pueden deberse a poblaciones antiguas no activas en la actualidad.

4) Presencia de manchas de sangre. No confundir con las manchas fecales de las chinches. Los puntos de sangre marrones o rojizos que se encuentran en las sábanas, las fundas de almohada y la ropa provienen de las chinches y de la víctima. A menudo cuando el insecto finaliza su alimientación y extrae el “pico” de la persona se vierten algunas gotas de la herida de la persona.

5) Localización de huevos. Son pequeños, translúcidos, blancos y difíciles de ver, especialmente cuando están dentro de grietas, hendiduras o agujeros o sobre superficies claras. Una hembra pone de 1 a 3 huevos cada día que eclosionarán en 7 a 10 días en temperatura ambiente. Los huevos están cubiertos con una sustancia pegajosa que los adhiere a las superficies rugosas.

Con esta información se planificaran las medidas que deben ser implementadas en la habitación afectada (tanto por el gestor de la instalación como por parte del proveedor de servicios de control de plagas).

Posted in Chinche de la cama, Insectos and tagged , .

Administrador

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.